jueves, 11 de febrero de 2016

ALBENDIEGO municipio de Guadalajara historia, cultura, turismo, alojamiento, empresas




ALBENDIEGO municipio de Guadalajara historia, cultura, turismo, alojamiento, empresas





Albendiego se halla situado al norte de la provincia de Guadalajara, en un amplio valle entre la sierra del Alto Rey y las estribaciones de la sierra Pela, en el paso natural entre la submeseta norte y sur, arropado por choperas, olmedas, alamedas y fresnales. Al parecer, se usó frecuentemente para las incursiones militares durante la reconquista por uno y otro bando.

El pueblo se encuentra asentado a orillas del Río Manadero entre las cotas 1115 y 1200 m., ubicado entre las coordenadas : 41º 11' 40'' y 41º 14' 40'' de latitud Norte y, 0º 35' 58'' y 0º 39' 55'' longitud oeste.

El río Manadero nace a unos seiscientos metros por encima de la Laguna de Somolinos, el río discurre por el fondo de la hondonada, alimentando la Laguna de Somolinos. Cruza el valle de Albendiego internándose en el barranco del "callejón", donde mantiene el potencial de la presa del molino del "Tío Pacorro", y a pocos metros aguas abajo, se junta con el río de Condemios siendo entonces cuando toma el nombre de Río Bornova.

Es un asentamiento típico de arquitectura serrana, construidas sus casas con piedras extraídas del entorno, predominando el color ocre y, veinte años atrás, la mayoría de sus tejados, estaban construidos en su totalidad o en parte de pizarra, aunque también se usaban tejas fabricadas "in situ" por "tejeros" que, periódicamente, acudían a este y otros pueblos de la serranía para fabricar este tipo de teja, grande, ancha, fuerte, resistente a los hielos. En la actualidad todos los tejados, a la hora de reformarlos, se ha utilizado la teja por ser más fácil de colocar y tener menos peso. 

En el páramo que linda a las provincias de Soria y Segovia, destacan un grupo de iglesias que participan del estilo particular de estas provincias con características comunes y, de entre ellas, hay que destacar la iglesia de Santa Coloma en Albendiego. Según la versión oficial, pertenece ésta, a un monasterio de canónigos reglares (regulares) de San Agustín.


De todo el conjunto del edificio destaca, el ábside semicircular, en el que sorprende sus tres altos ventanales, ocupados sus vanos por caladas celosías de piedra con motivos mudéjares y cruces de ocho puntas, además, se ven en la cabecera de las capillas laterales, ventanas ajimezadas con la marca de Salomón tallada y, en el interior, un solemne conjunto de nave presbiterio y capillas laterales, invitan al espíritu al recogimiento, a la meditación o al misticismo. La fábrica de la iglesia de Santa Coloma, desde su origen, ha sufrido distintos avatares.

En primer lugar deberíamos preguntarnos ¿por qué se paralizó su construcción?. Observad en la fotografía, como se nota cuando empiezan a construir nuevamente, ¿no veis las piedras calizas más blancas?. Entre unas y otras hay más de tres siglos de diferencia. Por lo tanto sabemos que la construcción de la iglesia de Santa Coloma fue interrumpida bruscamente al poco de empezarse. La iglesia se terminó mucho más tarde, en el siglo XVI. Pero ¿por qué, cuando se reinicia la construcción, no se continúa con los elementos arquitectónicos que correspondían?, ¿por qué faltan los capiteles?. Posiblemente hayamos de achacarlo a falta de financiación. Es posible que algún día, encontremos la luz que nos conduzca a conocer la respuesta a todas estas cuestiones.
El expolio a lo largo de los años ha sido constante y, como muestra, hemos de denunciar que, en la última reforma que se llevó a cabo en los años noventa, desaparecieron los originales pie y la pila del agua bendita, talladas en piedra.

La iglesia de Santa Coloma es monumento Nacional desde 1.965



En Albendiego se encuentra uno de los más destacados ejemplos del románico rural. La ermita de Santa Coloma, con un aspecto similar al de una iglesia, posee un complejo ábside dividido en tres tramos separados por una triple columna cada uno y con los testeros, y en cada cual se abre un ventanal abocinado en arco de medio punto y decorado con celosías de piedra de raíz mudéjar, tres en dos de ellos y cuatro en el derecho, algo excepcional y único en el románico.


La iglesia templaria de Santa Colomba en Albendiego
En Albendiego, que es pueblo como escondido entre arboledas, de las que destacan sus techos rojizos, y sus muros ocres, a escasos metros del caserío, se alza la iglesia o ermita de Santa Colomba. Se trata de un edificio románico, inacabado, con añadidos del siglo XV. De lo primitivo queda la cabecera del templo, magnífico conjunto de ábside y dos absidiolos. El ábside principal, que traduce al exterior el presbiterio, es semicircular, aunque con planta que tiende a lo poligonal, y divide su superficie en cinco tramos por cuatro haces de columnillas adosadas, que hubieran rematado en capiteles si la obra hubiera sido terminada completamente. En los tres tramos centrales de este ábside aparecen sendos ventanales, abocinados, con derrame interior y exterior, formados por arcos de medio punto en degradación, de gruesas molduras lisas que descansan sobre cinco columnillas a cada lado, de basas áticas y capiteles foliáceos. Llevan estas ventanas, ocupando el vano, unas caladas celosías de piedra tallada, que ofrecen magníficos dibujos y composiciones geométricas de raíz mudéjar, tres en la ventana de la derecha, cuatro en la central, y una sola en la de la izquierda, pues las otras dos que la completaban fueron destruidas. Estos detalles ornamentales mudéjares de la iglesia de Albendiego, bien conservados, demuestran el entronque con lo oriental que tiene el románico castellano. Centrando cada dibujo, se aprecia una cruz de ocho puntas, que es propia de la orden militar de San Juan, pero también fue usada por los Templarios. El resto de la cabecera del templo, ofrece a ambos lados de este ábside sendos absidiolos de planta cuadrada, en cuyos muros de bien tallada sillería aparecen ventanales consistentes en óculos moldurados con calada celosía central, también con composición geométrica y cruz de ocho puntas, escoltándose de un par de columnillas con basa y capitel foliáceo, y cobijados por arco angrelado, cuyo muñón central ofrece en sus caras laterales unas bellas tallas de símbolos esotéricos, como son la exalfa o estrella que llaman “sello de Salomón”, y el Octógono o estrella de ocho puntas, lo que viene a insistir en el carácter oriental de los autores de este edificio, y en el intenso poso de esoterismo y saberes antiguos de quienes anduvieron en su diseño y construcción.
Sin conseguimos pasar al interior, cosa nada fácil pues las llaves del templo las tienen en el pueblo, y no siempre se va con el tiempo suficiente para volver a pedirlas, volver a dejarlas, etc, aparece el arco triunfal con gran dovelaje y capiteles foliáceos, de paso al presbiterio, y el calco interno de la disposición exterior del ábside. A ambos lados del presbiterio, se abren sendos arquillos semicirculares, que dan entrada a dos capillas primitivas, escoltadas de pilares y capiteles perfectamente conservados, tenuemente iluminadas por los ventanales ajimezados del exterior. Son dos receptáculos increibles, donde el aire misterioso, ritual y místico de la Edad Media, parece detenerse y fluir de sus piedras.
Se accede a la nave única a través de una puerta con arco gótico rebajado, y cardinas esculpidas, añadiendo algunos capiteles y adornos vegetales y geométricos. Se cobija esta puerta por pequeño atrio. A los pies del templo se alza la magnífica espadaña románica, airosa, de tres vanos, con silueta triangular muy característica. De las obras de arte que atesoraba este templo (un retablo gótico, algunas imágenes románicas) nada queda, pues la soledad del lugar ha propiciado el robo fácil. En cualquier caso, Santa Colomba de Albendiego es el lugar donde lo esotérico, la huella palpitante de la Edad Media arcádica, está vivo y se toca con los dedos, se acaricia con la mirada, se lleva siempre ya en el corazón.

Formas esotéricas
Símbolos que se ven en Albendiego, en la ermita de Santa Colomba, y que expresan la dimensión auténtica del mensaje de las formas en este templo románico de nuestra serranía:
Cruces de ocho puntas. En las ventanas del ábside están las cruces de ocho puntas, del Temple y de San Juan. Es la Cruz de las Ocho Beatitudes del Temple.
En el interior de este templo hay una cruz patada, similar a dos que hay en el arco de ingreso al cementerio de Campisábalos. Fue usada por los templarios, pero no por los sanjuanistas. Pasó luego a ser el emblema de la masonería escocesa jacobita.
El octógono, la estrella de ocho puntas: en el esoterismo islámico, hace referencia a los 4 profetas principales, y a los 4 ángeles mayores que sujetan el Trono de Dios. El Domo de la roca en Jerusalén es un edificio de ocho lados, en cuyo panel exterior hay una orla de octógonos estrellados inscritos en un círculo.
La estrella de seis puntas, la exalta o sello de Salomón, es símbolo del Macrocosmos, y representación del Hombre Perfecto o Universal del sufismo. También es el símbolo del profeta Mahoma.


  • Albendiego

    Albendiego es un pequeño municipio situado al norte de la provincia de Guadalajara, en el valle del Bonorva, amplio valle entre la sierra del Alto Rey y las estribaciones de la sierra Pela, en el paso natural entre la submeseta norte y sur.más
  • Es un asentamiento típico de arquitectura serrana, construidas sus casas con piedras extraídas del entorno y tejados de pizarra.
    De entre sus maravillas destaca la iglesia de Santa Coloma digno exponenete del románico rural, sorprende su ábside semicircular con tres altos ventanales, ocupados sus vanos por caladas celosías de piedra con motivos mudéjares y cruces de ocho puntas, en su interior, un solemne conjunto de nave presbiterio y capillas laterales, invitan al espíritu al recogimiento, a la meditación o al misticismo.
    Cerca del pueblo, en el monte del Alto Rey, está la ermita de Cristo rey, importante centro de romerías.
    Por otro lado no podemos olvidarnos de las ermitas de La Soledad y San Roque.
    Su entorno natural nos invita a la realización de multitud de actividades de naturaleza y montaña.
  • Iglesia de Santa Coloma

    La Iglesia de Santa Coloma, situada en la localidad de Albendiego, está declarada Monumento desde 1965. Es un ejemplo único de arte románico rural, de finales del siglo XII, que destaca especialmente por su magnífica cabecera, formada por un ábside y dos absidiolos, abiertos por ventanas con celo...más
  • La Iglesia de Albendiego tiene una cabecera formada por tres capillas, que muestra el momento, en torno a fines del s. XII, en el que los edificios de tradición románica oscilan todavía entre las bóvedas nervadas y las bóvedas de cañón. Así el hemiciclo del ábside mayor se cubre con bóvedas de cuatro nervios, confluyentes en la clave del arco de ingreso, formado seguramente por cinco plementos curvos que el actual revoque no permite captar bien.
    También es factible que bóvedas de crucería cubrieran la parte recta del presbiterio, subdividida en dos tramos por un arco fajón; al menos ése parece el proyecto inicial, puesto que los dos arcos, el triunfal y el de ingreso al hemiciclo, llevan columnas esquinadas, destinadas sin duda a recibir los nervios diagonales de las bóvedas que también voltearían sobre los capiteles sustentantes, a modo se ménsulas, del fajón intermedio.
    Las capillas laterales, en cambio, con el testero recto, se cubren con bóvedas que también voltearían sobre los capiteles sustentantes, a modo de ménsulas. Una recorre los muros de estas capillas, comunicadas con la central mediante pequeñas puertas de arco apuntado.
    La multiplicidad de fustes se debe a que cada una de las tres arquivoltas de los vanos apoya en columnas y capiteles; sin olvidar su conjunción con los que recibían los nervios de las bóvedas. Y dentro de los mismos, las celosías, posiblemente obra de mudéjares, ponen en juego formas de flores, estrellas, círculos y triángulos para lograr bellos conjuntos, todos ellos inscritos en círculos, cada uno distinto del más próximo.
    En las capillas laterales las ventanas han dado lugar a óculos cerrados con lacerías; pero a su vez se insertan en vanos que subdividen en dos el arco de medio punto superior mediante clave pinjante.
    La portada es gótica, del siglo XVI, y sobre ella una espadaña.
  • Casa Rural Santa Coloma

    La Casa Rural Santa Coloma está situada en la localidad de Albendiego, en la provincia de Guadalajara.más
  • Preciosa casa rural del año 1884 restaurada con todos los servicios y decorada con herramientas y usos de otras épocas, tratando de acercar al visitante al medio rural tradicional.
    Consta de tres habitaciones con baño independiente, salón con chimenea y sofás de cuero, cocina completa (con lavavajillas, lavadora, microondas, vitrocerámica y frigorífico de dos puertas), comedor de doce plazas.
    Además, ofrece servicio de restaurante donde disfrutar de una cocina casera y natural, y talleres de pan, de matanza, de conservas vegetales, actividades monitorizadas con guía, visitas a la granja, cursos de iniciación a la reflexología podaly al siatshu.

Ugarte paul m.Cerámica Artística Y DecorativaAlbendiego (Guadalajara)Antonio Bernal, 13
19275
+34 949.307.618

Taller De Ceramica AlbendiegoCerámica Artística Y DecorativaAlbendiego (Guadalajara)Antonio Bernal, 13
19275
+34 949.307.618




Si tiene una empresa, negocio, autónomo, artesano etc. en esta localidad y quiere aparecer aquí, deje los datos que quiera aparencan en comentarios, o, mándalos a manuelinserti@hotmail.com  ES GRATIS


















No hay comentarios: