viernes, 12 de febrero de 2016

LA TOBA municipio de Guadalajara historia, cultura, turismo, alojamiento, empresas




LA TOBA municipio de Guadalajara historia, cultura, turismo, alojamiento, empresas



PEDANIA: ALCORLO

A la Edad del Bronce, que los autores sitúan del 1.800 a. C. hasta 1.000 a. C. (aproximadamente), pertenecen varios yacimientos situados en los lugares conocidos como “La Torre Chica” -junto a “La Torrecilla”- donde se encuentra “La Peña Escrita”, descrita por el profesor Valiente Malla en su Guía de la Arqueología de Guadalajara,  que Javier Cantero y Fernando González consideran un “santuario”, dado que también aparecen signos paleocristianos; en el paraje conocido por “Las Majadas”, que figura en la Carta Arqueológica de La Toba, se constata la existencia de un taller lítico, con fragmentos cerámicos y de metal, clasificado como perteneciente a la “Cultura de las Cogotas” y, muy cercano el yacimiento de “Santecilla”, donde han encontrado cerámica y pequeños fragmentos metálicos. Este último inédito.
La Edad del Hierro, que abarca desde el año 1.000 a. C. (aproximadamente), hasta el 98 a. C. (año de la toma de Tiermes por Roma, última polis celtibera), está representada por diversos materiales localizados en los castros anteriormente citados de “La Torrecilla” y el probable de “Santecilla”, habitados por los Arévacos, puesto que La Toba se encontraría en su zona de expansión por la vega del Henares.
Respecto a la Romanización -del 98 a. C. hasta el 410 d. C. (caída del Imperio Romano)- los autores del libro aluden a la existencia de, al menos, dos poblados romanos, concretamente en el antiguo término de Alcorlo, donde se encuentra “Santecilla”, en el que aparece con frecuencia numerario romano desde época republicana hasta las últimas etapas del Imperio: cronológicamente de Calígula, Vespasiano, Gallieno, Tétrico Padre, Claudio II Gótico, Quintillo, Aureliano, Constancio Cloro, Licinio Padre, Constantino Magno, Constancio II, Crispo, Magnencio y Constantino III, junto a cerámica roja de paredes finas, terra sigillata hispánica y objetos metálicos de uso cotidiano. Más conocido es el yacimiento del “Villar”, que aunque enclavado en el término municipal de Membrillera siempre perteneció a propietarios de La Toba, en el que apareció una moneda celtibérica de Ekualakos.
No figuran datos acerca del periodo visigodo, por lo que se podía haber prescindido de ese apartado y haber pasado directamente al correspondiente a la Edad Media, que es el periodo donde debería haberse incluido el periodo visigótico, y que en el libro incluye la invasión musulmana y la Reconquista. En él se da una versión, basada en mitos y leyendas, sobre el posible origen del pueblo, que se otorga a la reina doña Urraca, cuando, según dicen, en el camino hacia su encarcelamiento en el Real de Manzanares, al pasar por el paraje ahora llamado “El Arroyo” encontró manantial de buen agua, por lo que mandó construir una fuente -que es la Fuente de Abajo o de los Tres Caños- y, muy cerca, un “palacio”. Al parecer, la fuente fue construida al estilo árabe, pero con materiales romanos… Lo cierto es que esto no son más que leyendas, por lo que más adelante se ofrece una colección de documentos para dar una explicación más fehaciente sobre la formación del núcleo urbano de La Toba: en el primer documento, de 21 de octubre de 1231, el obispo seguntino don Lope dota al Arciprestazgo de Atienza para el establecimiento de un maestro de Gramática en dicha villa para que escolarice a los niños de las noventa y dos aldeas pertenecientes a ella, entre las que figura La Toba con el nombre de “Val de la Tova”; el segundo corresponde al reinado de Alfonso XI y es su Libro de la Montería, y el tercero indica como en 1353, el rey Pedro I ordena al obispo de Sigüenza, Don Pedro Gómez Barroso, una estadística de todas las iglesias que había en su diócesis, con el fin de recaudar los diezmos que le pertenecían.
Antes de penetrar en la Edad Moderna se ofrecen al lector algunas puntualizaciones breves sobre el topónimo La Toba, basadas en el Diccionario de Toponimia de Guadalajara de José Antonio Ranz Yubero.
Indudablemente para La Toba el hecho más importante de cuantos sucedieron en la Edad Moderna fue el otorgamiento del título de Villa y sus privilegios, que fue posible gracias a Doña Ana Hurtado de Mendoza de la Vega, que, un año antes de su muerte, “a instancia y suplicación suya”, lo consiguió del rey Felipe IV. Lo cual significaba la “exención de la jurisdicción de la villa de Jadraque al Consejo de Justicia y renombra el lugar de La Toba intitulándola Villa para que tuviera Jurisdicción y alcabala” (12 de enero de 1632). La “Transcripción del Título de Villazgo” ocupa las páginas 51 a 64 y va seguida de las “Respuestas Generales de la Villa de La Thova” al Catastro del Marqués de la Ensenada.
El escudo y la bandera ocupan el capítulo cuatro y en él se deja constancia de la documentación surgida con el paso del tiempo, del 29 de enero de 2010 al 31 de enero del siguiente, consistente en la Justificación Legal y Social, los antecedentes históricos y la propuesta de escudo, además de su justificación armera, así como la propuesta de creación de bandera.
Como dijimos más arriba, el apartado quinto consiste en una recopilación de diez “Episodios históricos” realizado según los documentos originales. Son datos que han sido comentados a lo largo del libro, especialmente en el capítulo primero, y consisten principalmente en pleitos de hidalguía, o surgidos entre los propios vecinos del pueblo o con los de los pueblos circunvecinos, y un documento más sobre la guerra contra los franceses, el llamado suceso de Valdeolivas, del que por el momento se desconoce su localización exacta.
El capítulo dedicado al patrimonio histórico-artístico y monumental se centra principalmente en la iglesia parroquial de San Juan Bautista, restaurada entre los años 1995 y 1996, y su patrimonio religioso, y cuya descripción arquitectónica queda reflejada en el Informe elaborado por el entonces Delegado Diocesano de Patrimonio Cultural Juan J. Asenjo Pelegrina, que se incluye completo, además de en las principales manifestaciones artísticas conservadas en dicha iglesia: los retablos de San Blas, quizás el más antiguo, datado en el siglo XVII; de la Virgen del Pilar, del XVIII; el mayor, dedicado a San Juan Bautista; el sagrario, las hornacinas y sus imágenes, así como otras piezas de interés como una puerta de sagrario, una imagen de vestir del Niño Jesús, la pila bautismal, el vía crucis -exterior al templo-, la lauda sepulcral del doctor Zumel (que no Zumiel como figura en el texto de los documentos, en el apartado quinto)… aunque mención especial merece la cruz procesional del siglo XVI, firmada por Covarrubias, platero seguntino. Sigue una descripción de las ermitas: San Roque, San Bartolomé y las de Nuestra Señora de Quita Angustia (no confundir con Quinta Angustia) y de la Soledad. Se incluye una interesante descripción e historia acerca de la Fuente de los Tres Caños. Siempre con fotos en color.





Castillo de Corlo y Puente Romano del Bornova

El Castillo de Corlo y Puente Romano del Bornova, aunque situadas en las proximidades del vecino pueblo de San Andrés del Congosto, estas dos construcciones pertenecían al desaparecido municipio de Alcorlo, dentro del término municipal de La Toba (Guadalajara).
El Castillo de Corlo no deja de ser un Torreón de planta cuadrada, aunque, se conserva parte de lo que debió ser su muralla exterior. Está levantado sobre una más antigua torre de vigilancia árabe, que se comunicaba visualmente con la Torrecilla de Membrillera. Ambas construcciones pertenecían al sistema defensivo de la llamada Marca Media que el Califato creó en esta zona para defenderse de los ataques del Reino de Castilla. Del actual Castillo de Corlo se tiene constancia documentada desde el siglo XV.
El puente Romano del Bornova está a los pies del Castillo de Corlo. Es un puente de un solo ojo, pero de una bella silueta que evoca épocas pasadas. Tiene su origen en la calzada romana que, aprovechando el valle del Bornova, ascendía después hasta el paso del Sistema Central por Somosierra. Este puente debió servir para que los propietarios del Castillo de Corlo, durante la Edad Media, cobraran los impuestos de tránsito tanto a personas, mercancías, animales de labor y rebaños, que quisieran pasar por él. Fue construido sólidamente, no obstante ha resistido los embates del Bornova y las obras de construcción del dique del embalse de Alcorlo.

Iglesia de San Juan Bautista

La Iglesia de San Juan Bautista de la localidad de La Toba, en la provincia de Guadalajara, es un templo de origen gótico, construido en el siglo XVI
En un principio la Iglesia de La Toba era más pequeña. Constaba de 2 naves, la central y la nave norte (la más alejada de la puerta). La espadaña con dos vanos para las campanas y un ábside de planta cuadrada con tres potentes contrafuertes. La cubierta del ábside era a 4 aguas y la cubierta de las naves a 2 aguas, presentando un faldón mayor la parte que cubría la mitad de la nave central y la nave norte.
En el interior los soportes del peso de las cubiertas se solucionaban con el grosor de los muros y en la separación de las naves con pilares de piedra rematados con sencillos capiteles y arcos de medio punto (arcos formeros). El acceso al presbiterio se hacía a través de un arco triunfal, también de medio punto.
Con el paso del tiempo se fueron añadiendo más espacios al edificio. El orden de estos añadidos pudo ser el siguiente: 1º. Nave sur (donde está la puerta). 2º. Sacristía. 3º. Rotonda entre la espadaña y la nave norte (en este posible añadido se eliminó la segunda puerta que tenía la Iglesia para los no bautizados). 4º. Porche con tejadillo soportado con dos columnas en la puerta de acceso al Templo.
En el muro interior de la nave norte, durante la restauración del edificio, apareció una hornacina con pintura mural y rematada en una sencilla concha en arco de medio punto. También apareció en el pilar izquierdo del Arco Triunfal, la siguiente inscripción: "INRI PM". Por el tipo de letra utilizado se podría saber con más seguridad la época en la que se construyó el edificio original. Quizás de esa misma época sea la pila bautismal, de piedra caliza, hecha en dos piezas (el pie y la pila para el agua).
Durante el siglo XVI se acometieron importantes obras de ampliación, conservación de la estructura en las cubiertas y ornamentación. Es posible que estas obras las costeara D. Gregorio de Zumel, cuya sepultura fechada en 1557 se encuentra a los pies del altar mayor. Las importantes obras consistieron en:
1º. Ampliación del edificio en una tercera nave de similares dimensiones a la existente en el lado norte del edificio. En la fachada de esta tercera nave se incluyó el vano para la puerta de acceso y se remató en el alero de la cubierta con una preciosa galletilla en estilo mudéjar.
2º. Artesonados en madera de haya en la nave central y en la nueva nave sur. En la nave norte se mantuvo el primitivo armazón de maderas y ripias.
3º. La separación entre la nave norte y la nueva nave sur se resolvió, a imitación de la ya existente en el otro lado del edificio, con pilares, capiteles y arcos de medio punto (arcos formeros), pero se sustituyó el material de construcción de piedra en los antiguos por ladrillo macizo. La imitación fue perfecta y no se apreciaba la diferencia en el material de construcción, hasta que durante las obras de restauración, se eliminó el yeso que recubría todo el interior del templo.
4º. Coro enfrente del altar mayor. Para su realización tuvo que invadirse el espacio del primer par de arcos.
5º. En la cabecera de la nave norte se realizó una hermosa y bella hornacina en el más puro estilo Renacentista. El material que se empleo fue estuco.
6º. Cancela en madera tallada a la entrada de la Iglesia.

También del siglo XVI es la Cruz Procesional, magnífica pieza de plata, de la escuela de orfebres de Sigüenza. La cruz lleva la firma del orfebre seguntino Martín de Covarrubias.
A finales del siglo XVII, se empiezan a incorporar a la Iglesia los retablos que en la actualidad conocemos. Los tres que han llegado a nuestros días son de estilo Barroco, pero hay diferencias entre ellos:
-El retablo de San Roque (nave norte) es el más antiguo, pertenece al primer Barroco de finales del siglo XVII. La decoración, compuesta de hojas de vid y racimos de uvas, en sus cuatro columnas salomónicas, así lo demuestra.
- El retablo del Pilar (nave sur) es de principios del siglo XVIII, ya que, la decoración de sus columnas esta representando rosas e incorpora dos estípites a su estructura.
- El retablo Mayor presenta más dificultades a la hora de clasificarlo en una u otra corriente del Barroco típico de la Diócesis de Sigüenza. Alguna persona experta en el Barroco nos ha dado a entender que podía ser Barroco Centro Americano. Otra de las incógnitas de nuestro querido pueblo.Del siglo XIX sean quizás la cúpula del presbiterio y la construcción de la sacristía. Para la realización de ambas obras tuvieron que trastocar los elementos anteriores. La destrucción más dolorosa fue en el Retablo Mayor, ya que, en la fabricación de las pechinas, en que se soporta la cúpula, eliminaron los remates de los módulos laterales de dicho Retablo. En el acceso del presbiterio a la sacristía, sin embargo, instalaron un arco conopial del siglo XVI. En sus diferentes piezas presenta una numeración, tal y como se haría cuando se desmontara de un sitio, para luego facilitar el montaje en otro. Por tanto, no sería extraño deducir que el citado arco es una reutilización de otro edificio, quizás, ajeno a La Toba.Otras obras realizadas en la Iglesia en épocas indeterminadas son el tejadillo, que protege del agua de lluvia y del sol a la puerta de acceso de la Iglesia, aunque con ello se anuló el sencillo reloj de sol que hay en la entrada; y la rotonda existente entre el final del muro norte y la espadaña. La finalidad de esta rotonda, suponemos, sería para dar cabida al órgano que tuvo la iglesia, el cual fue destruido en la Guerra Civil.

La Toba

La Toba es un municipio pequeño y tranquilo perteneciente a la provincia de Guadalajara, enmarcado en el Partido Judicial de Sigüenza. Emplazado entre el final de La Alcarria y el principio de la Sierra Norte de Guadalajara
La Toba es un municipio pequeño y tranquilo perteneciente a la provincia de Guadalajara, enmarcado en el Partido Judicial de Sigüenza. Posee en la actualidad unos 115 empadronados.
Se encuentra a unos 48 kilómetros de la capital, Guadalajara, y a poco más de 100 kilómetros de Madrid, dependiendo del itinerario.
La provincia de Guadalajara se subdivide en varias comarcas naturales: Sierra Norte, Campiña, Alcarria, Señorío de Molina y Alto Tajo. La Toba comparte lugares de las tres primeras, es decir, es Sierra Norte, es Campiña y también es Alcarria. Esta diversidad hace que su término sea muy peculiar orográfica, botánica y etnográficamente.
La parte norte del término lo forma el antiguo municipio de Alcorlo, desaparecido tras la creación del embalse del mismo nombre, sobre las aguas del río Bornova.

Picota de La Toba

La Picota de La Toba, en la provincia de Guadalajara, fue levantada en el siglo XVII y es la construcción más emblemática de la localidad.
La Picota está hecha en piedra caliza del lugarConsta de tres gradas circulares, base, fuste de sección circular, sencillo capitel, y remate o picota (de ahí el nombre que recibieron estas construcciones) en forma de pirámide truncada. Consta también de cuatro argollas de hierro, en las que colgaban una vez ajusticiados a los reos o sus cabezas durante dos días. En el caso de La Toba me inclino más por lo primero, ya que existe un paraje próximo a la Picota, conocido en el pueblo como "llano de la horca", donde, probablemente, se ajusticiara a los reos para su posterior exposición pública.
La función de las Picotas era meramente la de la aplicación de las sentencias sobre los reos, que no siempre implicaban la pena de muerte. La mayoría de las veces las Picotas servían para exponer a los reos a la vergüenza, el deshonor y al escarnio de sus convecinos. Básicamente indican que la población que posee una Picota tiene el título de villa otorgado por el rey. En un principio esto no indica que la villa fuera a tener Picota, pero si los habitantes de la villa lo solicitaban el rey autorizaba su construcción.


Si tiene una empresa, negocio, autónomo, artesano etc. en esta localidad y quiere aparecer aquí, deje los datos que quiera aparencan en comentarios, o, mándalos a manuelinserti@hotmail.com  ES GRATIS













No hay comentarios: