jueves, 11 de agosto de 2016

PALAZUELOS municipio de Guadalajara historia, cultura, turismo, alojamiento, empresas




PALAZUELOS municipio de Guadalajara historia, cultura, turismo, alojamiento, empresas




Los asentamientos prehistóricos de la zona, entre los que destacan los de la Cueva del Mediodía en la vecina localidad de Ures, remontan la historia de Palazuelos a la de la presencia humana en la comarca. La localidad debió permanecer habitada en épocas pre-romana (integrada en las tierras de los arévacos), romana,visigoda y musulmana; pero de cada una de ellas apenas quedan restos.
Es con la Edad Media y el avance de la Reconquista cuando Palazuelos comienza su andadura propiamente histórica, es decir documentada, formando parte, en un primer momento de la "Tierra y Común" de Atienza.

Su historia está íntimamente unida a la de sus múltiples Señores, una vez que Alfonso X el Sabio enajenó la localidad del realengo de la Comunidad de Villa y Tierra de Atienza para donarla a su amante Mayor Guillén de Guzmán, quien la legó a doña Beatriz -que será después reina de Portugal- y ésta a su vez a su hija Blanca que la vendió al infante don Pedro, pasando de éste, por venta al obispo Simón Girón de Cisneros, a pertenecer al Señorío Episcopal de Sigüenza.
En la segunda mitad del siglo XIV Palazuelos fue vendido a la Casa de Mendoza, figurando, en 1380, entre los bienes del Mayorazgo que Pedro González de Mendoza funda a favor de su hijo Diego Hurtado, de quien pasó en 1404 a su hija Aldonza de Mendoza.
A mediados del S. XV, Íñigo López de Mendoza -hermanastro de Aldonza- comenzó a levantar el castillo y murallas, obra que terminó su hijo Pedro Hurtado de Mendoza (los escudos de éste, Señor de Tamajón y Adelantado de Cazorla, y de su esposa se pueden contemplar en las Puertas de la Villa y de El Monte). Palazuelos estuvo desde entonces definitivamente ligado, dentro de la familia de los Mendoza, a la estirpe del Duque del Infantado, como lo atestiguan las Respuestas Generales del Catastro de la Ensenada de 1752.
Durante toda la época del señorío, los habitantes de Palazuelos debían pagar anualmente por el derecho a conservar su carácter jurídico de villa, esto es: el derecho a organizarse y administrar justicia de forma no dependiente del Señor. Con la abolición general de los señoríos, en el siglo XIX, la villa comienza su andadura como municipio independiente. Durante gran parte de dicho periodo estuvo gobernada por políticos de tendencia "romanonista".
Tras la Guerra Civil Española (situado en el frente de la batalla de Guadalajara) y con la represión y dictadura franquista de la segunda mitad del siglo XX, Palazuelos (como otras localidades del interior de Castilla) sufrió un grave fenómeno de despoblamiento, el llamado éxodo rural, al marchar los jóvenes a vivir a las nacientes grandes ciudades (particularmente a Madrid pero también a Zaragoza, Barcelona, Guadalajara y Alcalá de Henares) ante la falta de posibilidades que ofrecía el trabajo agrícola. En 1960 la evidente pérdida de población determinó la extinción del municipio y que la villa quedase integrada en el Concejo Municipal de Sigüenza.
En la actualidad, el retorno de aquellos que emigraron en las primeras décadas de la segunda mitad del siglo XX junto con la dignificación del trabajo agrícola desde el ingreso de España en la Unión Europea, han permitido un cierto renacer de la población. Sin embargo permanecen las tendencias al agrupamiento de la población joven en centros urbanos más dinámicos (que ahora se ejemplifican en la ciudad de Sigüenza que, como la capital del municipio, acumula todos los servicios básicos esenciales: educativos, sanitarios, vivienda pública, laborales...) lo que compromete el futuro a medio plazo de la localidad.

La villa de Palazuelos es un importante centro monumental en la provincia de Guadalajara, fundamentalmente por su conjunto fortificado. Además, la Villa se haya enclavada en varias rutas turísticas establecidas por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha: la Ruta del Románico de la Marca Media, el Camino de Don Quijote (concretamente en su tramo 10º), uno de los tramos de la Ruta de los Castillos etc

Las murallas de Palazuelos conforman uno de los complejos fortificados medievales más sobresalientes de toda Castilla por su singularidad (defienden una población comparativamente pequeña y no particularmente estratégica) y por su excepcional estado de conservación (aunque en los últimos años su deterioro esté progresivamente acentuándose).

Gran parte de las casas de la villa se apoyan en los lienzos de la muralla, aunque por el lado de externo de la población es posible seguir su recorrido casi en su totalidad. Sin embargo, la muralla se mantiene como una propiedad privada distinta de las casas que se apoyan en ella, añadiendo un nuevo punto de complejidad a la hora de su conservación.
El recinto circunda totalmente la villa, cubriendo una longitud de algo más de un kilómetro. Están construidas con fuerte argamasa y sillarejos. Muestran, de trecho en trecho, cubos o torreones de refuerzo adosados a los lienzos de la muralla propiamente dicha que en su base presentan saeteras. Sólo dos de los cubos conservan las molduras que los adornaban en su cúspide. Tres de las cuatro puertas que dan acceso al pueblo se presentan cómo proyecciones con dobles portalones reforzadas por cubos. Curiosamente las dobles puertas se cierran por el interior de la proyección, por lo que las murallas permitían tanto defender la villa de ataques externos cómo para encerrar a la población, en el caso de desavenencias con el señor de la villa.

El castillo de Palazuelos fue mandado construir por el Marqués de Santillana y su estilo recuerda mucho al de Manzanares el Real (atribuyéndose su obra a Juan Guas, autor de éste y de otros castillos de los Mendoza). La fábrica del castillo se alza inserta en la muralla, en su costado noreste. Le rodea una barbacana baja a la que se accede desde la villa por una puerta que tuvo puente levadizo. El recinto interior tiene un paseo de ronda con torres en los ángulos y gran torre del homenaje adosada al muro del poniente. En la actualidad es una propiedad privada, la Torre del Homenaje ha sido reconvertida en vivienda particular y se siguen realizando distintos trabajos de restauración. No admite visitas.
El 15 de junio de 1951, se declara monumento Histórico-Artístico al Castillo y Murallas de la Villa de Palazuelos, reconociéndose así su interés nacional. Esta declaración fue completada con la de Bien de Interés Cultural por decreto, 19/2002 de 22 de enero de dicho año, de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha

Iglesia Parroquial de San Juan Bautista. El edificio actual es una reconstrucción del siglo XVI de una iglesia anterior. Es un edificio muy sencillo, con espadaña triangular y puerta románica de arco de medio punto, protegida por un sencillo pórtico. En su interior destaca el retablo principal barroco, obra del maestro seguntino de arquitectura y talla Juan de Sancho (1670-1726) y sufragado por Lucas del Olmo y Monje. Cuenta con un precioso artesonado de madera, con motivos geométricos (que hacen pensar en una posible influencia mudéjar). La población de la villa de Palazuelos se está volcando en las necesarias obras de restauración de la Iglesia de San Juan Bautista que en 2007 culminaron su primera fase con el remozamiento del tejado y la limpieza del artesonado. Cercana a ella se encuentra la Casa del curato, actualmente desocupada al residir los párrocos en Sigüenza, que conserva un bello escudo labrado con el emblema del jarrón con azucenas del obispado seguntino y un balcón de madera labrada.

Ermita - Humilladero de la Virgen de la Soledad, se levanta extramuros de la villa, a unos 200 metros. Fue construida seguramente por los cofrades de la “Vera Cruz”, estando documentada ya a mediados del siglo XVI. Tiene planta cuadrada con macizos contrafuertes y un hermoso pórtico columnado que da acceso a la capilla y cobijo al caminante. La imagen de la Dolorosa y una magnífica talla de Cristo yacente son dignas de ser vistas.

La Villa de Palazuelos en sí misma es ya de por sí un verdadero museo viviente, con sus casas campesinas tradicionales (muchas adornadas con bellos esgrafiados que representan símbolos solares que entroncan con los más que remotos ancestros celtíberos), sus fuentes y sus rincones.
Plaza Mayor. Es amplia, con una bella fuente en su centro y buenos ejemplos de arquitectura popular. Al lado de la fuente se alza el rollo compuesto de basa redondeada y columna cilíndrica que estaba rematado por una especie de capitel sobre el que reposaba una doble bola a la vertical (actualmente perdida).
Puerta de la Villa. Probablemente uno de los rincones con mayor encanto de toda la villa. La Calle Real sale del extremo norte la Plaza Mayor y se dirige hacia el este. Pasada la "Fuente de los Siete Caños" (de sencilla factura, pero muy armónica) se convierte en la Calle de San Roque y se puede apreciar la espléndida imagen que conforma la Puerta de la Villa a su final. Su arco, algo más apuntado que los restantes de la muralla (para dejar espacio a las casa de los flancos) enmarcan la hornacina con la imagen de San Roque, rodeada de hiedra. Esta zona conforma un barrio con una personalidad muy acusada, a pesar del pequeño tamaño de la localidad.

La villa de Palazuelos posee una marcada personalidad propia en el entorno natural de la comarca de la Tierra de Atienza y Sigüenza, este rico folclore se expresa en sus tradiciones religiosas, sus abundantes fiestas, su cancionero típico, y la voluntad de sus habitantes por conservar su estilo de vida pese al éxodo rural. Como única transcendencia de importancia de Palazuelos a la Cultura en general hay que citar al personaje literario Onofre Caballero, protagonista de la novela picaresca del Siglo de Oro El guitón Onofre de Gregorio González

Palazuelos cuenta con dos hermosos y surtidos museos especializados, fruto del esfuerzo individual de dos vecinos de la villa que se encargan de su mantenimiento y de su apertura al público en la medida de sus posibilidades.
  • Museo de Instrumental Agrícola y Pastoril, se encuentra ubicado en medio de la Calle Mayor. En él pueden contemplarse y admirar la práctica totalidad de las herramientas agrícolas y pastoriles tradicionales utilizadas aún por nuestros abuelos e incluso por nuestros padres: trillos, arados, escardillos, horcas,zoquetas, cedazos, cencerros y otras esquilas para las ovejas, instrumentos para trabajar el cáñamo, etc.
  • Museo del Herraje, situado en la Puerta de la Villa, en él se recogen todo tipo de objetos de hierro realizados manualmente por los distintos herreros que han ejercido en el pueblo, en la fragua concejil vecina. Allí encontramos: cerraduras con sus respectivas llaves, cuchillos, garfios, clavos para adornar las puertas, herraduras para los animales de tiro y carga y los clavos especiales para ellas, cerrojos, etc.


  • Castillo de Palazuelos

    El Castillo de Palazuelos es una impresionante fortificación de una pequeña, pero noble villa, Palazuelos (pueblo anexionado de Sigüenza), que constituye un caso único en toda la región de Castilla-La Mancha pues la única ciudad amurallada que se conserva en su totalidad.más
  • Palazuelos es uno de los pocos pueblos que conserva, casi íntegra, toda su muralla, haciendo que el acceso al mismo sea a través de sus puertas. Este hecho, junto con su castillo, nos transportarán a una verdadera ciudad amurallada del medievo.
    HISTORIA Y DESCRIPCIÓN
    Torres cilíndricas en los ángulos de su muralla, y una gran torre del homenaje adosada al muro oeste. El castillo es el punto más fuerte del amurallamiento, que parte de él rodeando toda la población.
    Fue mandado construir por Íñigo López de Mendoza, primer marqués de Santillana, y está atribuido al arquitecto Juan Guas. Las armas de los Mendoza están sobre las puertas de entrada a Palazuelos. Entre sus sucesivos herederos, destaca la princesa de Éboli. Tuvo un uso corto como fábrica de harinas en el s. XX, y actualmente se encuentra en proceso de restauración.
    ACCESO AL CASTILLO
    Propieda privada, acceso libre sólo al exterior.
    CURIOSIDADES
    Junto a la entrada principal de la muralla, en una gran plaza, encontramos la picota de Palazuelos. Es una columna, antiguo símbolo de las villas independientes que podían tener un juez e impartir por sí mismas justicia. Los condenados terminaban atados, muchas veces, a la picota, que conserva los hierros en su parte superior donde el reo era expuesto a la vergïuenza pública.
  • Casa Rural La Carrasca Alta

    Enclavada en un lugar privilegiado de Palazuelos, pueblo medieval amurallado con castillo declarado patrimonio histórico-artístico. Disfruta de la paz y tranquilidad del pueblo durante el día y del silencio de sus estrelladas noches. Sumérgete en un entorno rico en historia y naturaleza en el que...más
  • Casa de piedra construida en 2009 con materiales de la zona respetando los elementos arquitectónicos característicos del pueblo y decorada con esmero cuidando cada detalle. Está ubicada en la parte alta del pueblo, gozando de unasimpresionantes vistas de todo el valle.
    La planta baja dispone de un salón con chimenea, aseo y cocina. La cocina está equipada con todos los electrodomésticos grandes y pequeños necesarios para una estancia cómoda, además de todo el menaje y algunos productos básicos (sal, vinagre, azúcar, sacarina, infusiones, café....). En el salón hay televisión, DVD, radio-CD, juegos de mesa y revistas, una pequeña biblioteca y filmoteca. En la segunda planta hay 2 habitaciones: Lavanda (doble) y Hierbabuena (con cama de matrimonio) y en la tercera planta hay una habitación doble, abuhardillada, Malvarrosa.
    Cada habitación cuenta con su propio cuarto de baño. La casa cuenta con un patio con mesa y bancos de madera y una barbacoa. Hay bicicletas e información de la zona a disposición de los clientes.
    Hay bicicletas a disposición de nuestros clientes así como información detallada sobre la zona.
  • Hotel Rural La Cabaña

    El Hotel Rural La Cabaña esta situado en un bello y tranquilo paraje, en la villa de Palazuelos, a tan solo 5 km. de su Ayuntamiento, Sigüenza. Ubicado en un lugar de incomparable belleza, rodeado de hermosos paisajes arquitectónicos y naturales, como el Parque Natural del Río Dulce y la Reserva ...más
  • Las diez habitaciones de la Hospedería "La Cabaña" tienen un estilo, cada una de ellas con nombre propio aludiendo a una pedanía, villa o población relevante de la comarca alcarreña. De decoración cuidadosa en ellas destacan los colores cálidos que las hacen un lugar ideal para descansar. Todas con baño completo, aire acondicionado, calefacción y TV de plasma.
    Además poseen salida directa al jardín , donde los más pequeños pueden jugar tranquilamente a la sombra de tilos y castaños de indias. Al otro lado, se halla el merendero y la terraza de verano.
    Y qué decir del horno de leña del confortable Mesón La Cabaña. En él se asan sabrosos corderos y cabritos. Entre los platos típicos que se pueden degustar se encuentran las castellanas sopas de ajos, las migas, y deliciosas recetas de caza, acompañadas con setas de cardo, boletus o productos de la huerta.
  • Restaurante La Cabaña

    El Restaurante La Cabaña está situado en la localidad de Palazuelos, en la provincia de Guadalajara, en un antiguo almacén rehabilitado con mucho encanto.más
  • Restaurante ubicado en un bello y tranquilo paraje a tan sólo 5 km. de Sigüenza, rodeado de hermosos paisajes de los saladares del Río Salado.
    Está emplazado en un antiguo almacén de trigo, que ha sido decorado con estilo castellano y familiar.
    Dispone de una gran terraza y jardín (en los que admite animales de compañía), amplios aparcamientos y garaje privado, así como un comedor privado durante la semana.
    Entre sus especialidades encontramos asados en horno de leña, migas, sopa castellana, caza con seta de cardo, productos de la huerta, natillas y arroz con leche caseros.
  • Palazuelos

    Un lugar con encanto, uno más de los pueblos de la provincia de Guadalajara que ofrece el encanto de su silencio, de su palpitante historia, de su tranquilidad en todas las épocas. más
  • Este Conjunto Histórico Artístico a la que llaman la Ávila alcarreña destaca precisamente por su completo círculo de murallas, que encierran totalmente la villa y en su extremo la fortaleza. Pero además entre abundantes casonas de piedra arenisca roja, con múltiples esgrafiados adornando sus paredes nos encontramos otros hitos como la iglesia parroquial de San Juan, con portada románica muy sencilla, o la plaza con una histórica picota reconstruida. Un ambiente de ruralismo digno y curtido se respira al andar por sus calles. En las cercanías está Pozancos, con su iglesia románica, y Ures, con un interesante taller de diseño.




Si tiene una empresa, negocio, autónomo, artesano etc. en esta localidad y quiere aparecer aquí, deje los datos que quiera aparencan en comentarios.














No hay comentarios: