viernes, 11 de noviembre de 2016

VALDEARENAS municipio de Guadalajara España historia, cultura, turismo, alojamiento, empresas




VALDEARENAS municipio de Guadalajara España historia, cultura, turismo, alojamiento, empresas




La situación de la localidad en lo alto de un altozano junto al río hace suponer que la zona estuvo poblada desde antiguo. Entre los pocos restos prehistóricos encontrados se haya la discutida “Estela Discoidea” de Valdearenas.
Tras la conquista definitiva de la comarca de la Alcarria por parte de las tropas castellanas (principios del siglo XII) el valle del Badiel fue colonizado por cristianos del norte, que se unieron a los restos de mozárabes sobrevivientes a los almorávides, judíos (que en Hita y su alfoz tenían una importante población) y mudéjares. La pervivencia de esta estructura social, junto a su situación de comarca fronteriza, sustentó una importante economía (“fondón bien poblado” llamó Gonzalo de Berceo al referirse a Hita) que se tradujo en protagonismo político, como fue la consecución de fuero propio, la participación de caballeros mozárabes de Hita en las campañas de Alfonso VI y de Alfonso VII, e incluso ya en el siglo XIV la ubicación en esta villa de la tesorería judía de Samuel Leví, por encargo de Pedro I, el Justiciero. Esta pujanza económica y social del alfoz de Hita explica que en el siglo XIII Valdearenas edificara un edificio románico como su iglesia parroquial.
Durante la baja edad media y moderna, la historia de Valdearenas estuvo ligada primero a la Casa de los López de Orozco (siglo XIV) y más tarde a la Casa de los Duques del Infantado (siglox XV al XIX), Señores de Hita, a cuyo alfoz pertenecía la localidad como aldea. Esta situación duró hasta 1630, cuando Felipe III le concedió el privilegio de Villazgo mediante el pago por parte de los vecinos de 450 ducados. Lo cuantioso de dicho desembolso se solía sustentar en unas expectativas que en el caso de Valdearenas no se cumplió, ya que «pocos años después, consta que los pocos villanos que quedaban en el pueblo se sustentaban de las limosnas del monasterio de Sopetrán», aunque al menos se independizó del alcalde de Hita, ruptura que llevó a justificarse en el texto del Privilegio a “los inconvenientes y aún las tropelías nacidas de la dependencia de unos lugares a otros” ). En dicha fecha la villa también adquirió del rey el derecho de “fiel medidor y correduría” por 93.750 reales.
Durante la Restauración, la localidad, como casi toda la provincia, fue “feudo caciquil” del conde de Romanones, del partido liberal, que la activa resistencia del conservador Juan de la Cierva y Peñafiel desde el Ministerio de la Gobernación nada pudo impedir.
La Guerra Civil española (1936/1939), afectó de forma importante a la localidad de Valdearenas, ya que su situación en la cercanía del Batalla de Guadalajara (marzo de 1937) le convirtió en frente de guerra entre las tropas italianas del general Manzini y las republicanas del coronel Rojo. Entre las pérdidas irreparables en aquellos días para la población se cuenta el archivo parroquial al completo, lo que ha privado a los historiadores de un material fundamental para conocer el pasado de la villa.


Más que hablar de los monumentos existentes en Valdearenas, habría que hablar de los monumentos que ya no existen. La estulticia, la avaricia o la pereza de propios y extraños han hecho desaparecer casi todos los más representativos de la localidad. La picota instalada delante de las casas consistoriales en 1630 tras recibir de Felipe III privilegio de villazgo desapareció hace tiempo. Incluso en 1752 la propia Casa del Concejo se encontraban en ruinas, lo que obligaba a reunirse al mismo en la posada de la localidad.
La iglesia parroquial católica de Nuestra Señora de la Asunción, del siglo XIII pero reformada en profundidad en los siglos XVI y XVII, se encontraba bastante deteriorada a mediados del siglo XX, y en la década de los años 60 el obispado de Sigüenza ordenó su restauración. Pero ante los fallos de sustentación del edificio la dirección técnica recomendó que fuese desmontada su fábrica y luego reconstruida. Se hizo lo primero pero lo segundo nunca llegó a ocurrir, alegándose en su momento falta de financiación. Sus bienes muebles se dispersaron y desapareció, entre otros elementos constructivos, el artesonado mudéjar que la cubría. En la actualidad (2007) aún se pueden localizar en el solar de la iglesia restos de cornisas, claves de techumbres góticas, arcos torales, laudas sepulcrales, etc.
Se desconoce la fecha exacta de fundación y su promotor, pero se trataba de una construcción propia del momento de expansión del que disfrutó la villa de Hita en el primer siglo después de la conquista castellana.
Se trataba de una iglesia columnaria con planta de salón. Según algunos autores, la fábrica del edificio era de sillería y mampostería caliza, siendo su fachada meridional la más antigua, románica del siglo XIII, en la que se abría la archivolta del ingreso, constituida por tres arcos lisos, en degradación, sobre ancha imposta corrida que simulaba capiteles de inexistentes columnas, pues las jambas eran apilastradas; otra pilastra a cada lado remontaba la puerta para formar un arrabá gracias a horizontal cornisa dispuesta en dentellones. El resto del edificio correspondía a la reforma que a partir de 1580, realizó el maestro de cantería Juan de Bocerráiz en estilo plateresco tardío y mudéjar, aunque restos que se encuentran “in situ” de estilo gótico parecen sugerir que tras la reforma se conservaron partes de la antigua fábrica. Contaba con tres naves, siendo su presbiterio y ábside poligonal. Grandes columnas toscanas separaban las naves y sostenían el gran artesonado de estilo renacentista mudéjar que cubría el edificio, calificado, según un tratadista del primer tercio del siglo XX, de interesante […] de gusto mudéjar y labores geométricas excesivas. Este autor también destacaba, entre los objetos de orfebrería de la iglesia, un cáliz renacentista muy bueno por su exornación e imaginería y una cruz de principios del siglo XVI con labores ojivales y platerescas.
Además de las ruinas de su iglesia, Valdearenas posee una fuente del siglo XVIII, constituida por un depósito cuasiesférico de metal sobre un pedestal de piedra, y con cuatro salideros que vierten a un tazón de piedra tallado y ranurado, a la cual una desacertada restauración le ha privado de gran parte del encanto que tenía.
Se conserva asimismo, en el núcleo urbano, la casona solariega de los Morterero, una construcción sencilla del siglo XVIII, y que ostenta en su fachada un escudo de mármol blanco con las armas de esta familia.
Existió un hospital para toda clase de pobres a lo largo de los siglos XVI al XIX, instituido por Antón Pérez Navarro, Arcediano de la Palma y párroco de Valdearenas. Hoy en día no hay trazas del mismo.



La Alcarria que asoma por el lado sur o izquierdo del valle, deja paso a la Campiña del Henares, hacia donde corre el valle y el río que dan cobijo y compaña a Valdearenas. Municipio asentado a más de 950 metros de altitud a 28 kilómetros de la capital de la provincia a la que pertenece,

Asienta este pueblecillo sobre un elevado otero, que le permite dominar ligeramente el resto de tierras bajas que forman lo más profundo del valle en que se enclava: el de Badiel, ya por aquí anchuroso y cuajado de alamedas, huertas, frutales y cereal, con las vertientes de sus costados cubiertas de monte bajo y olivar, y que anidan fauna cinegética menor.
En lo más alto del caserío se ven hoy las ruinas de la que fue la lglesia parroquial Nuestra Señora de la Asunción. Era espaciosa y de sólida construcción de sillería y mampostería caliza. Su fachada meridional era del siglo XIII, con arcos de medio punto, con tres arquivoltas planas y una imposta sobre dichas jambas, como capitel corrido. Hacia 1960 se intentó reforzar su estructura, pero su remodelación quedó incompleta; hoy puede contemplarse des­mantelada, con sólo las basas de sus pilares y el trazo de sus muros. Es también de interás admirar la fuente pública de gran tazón tallado y ranurado, obra del siglo XVIII.

Nieto pedroviejo j.Cafés, Bares Y CerveceríasValdearenas (Guadalajara)Molinos, 1
19196
+34 949.323.552
Villaverde muñoz s.Alimentación: Aceites Y Grasas AlimentariasValdearenas (Guadalajara)Retiro, 5
19196
+34 949.323.477
Si tiene una empresa, negocio, autónomo, artesano etc. en CASTILLA LA MANCHA y quiere aparecer aquí, deje los datos que quiera aparencan en comentarios, es gratis.











No hay comentarios: